martes, 20 de junio de 2017

SIN PALABRAS

Nos quedamos mudos...
Solo hablaron nuestros ojos
que detuvieron el tiempo
en un instante infinito.
La luna en desvelos brillaba sin plazo
pausada, sin prisa
ajena a la perturbadora promesa 
de la aurora.

Juntos caímos en un vacío profundo
tomando atajos de espacios y tiempo...

Se acercaba la mañana
lo sabíamos, mas no importaba.
La arrasadora pasión
el ardor de la entrega...
Y ese armónico enlace febríl 
de nuestras acopladas figuras
transformó el reloj en inmortales horas...
¡Fue nuestra perpetua fortuna 
la eternidad del día!
Y sonrieron tus ojos
te respaldaron los míos
¡Yo fui canción  de cuna
arrullando tu cuerpo!



3 comentarios:

  1. Hermoso poema. Importante los instantes en la vida, pero el más bello de todos, es ese que nos eclipsa los sentidos, y es el preludio a un beso.

    Un cariño inmenso

    Juan



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar. Saludos cordiales

      Eliminar
  2. Sin palabras queda uno al leer este maravilloso poema. Sublime, apasionado y muy expresivo y la estrofa última para enmarcar. Estupendas letras, Leah Marr.
    Un abrazo y feliz día !!!

    ResponderEliminar