miércoles, 22 de julio de 2015

DUERME MI PUEBLO

Duerme mi pueblo soñando de patria.
Mientras, la apatía causa indiferencia.
Pegando sus labios, entierran sus voces.
Sus gritos de guerra, cubiertos de escarcha.
 
Hablando lo mismo dentro de una jaula
ni busca, ni encuentra, ni elige palabras.
Repiten la historia, inventan bonanzas.
Enajenando el hijo que al futuro lanza.
 
¿Qué ha de ser del niño que a su patria adora,
cuando anestesiado se hunda en las olas
y pierda su honra, reclame al destino,
sintiendo el invierno en su propio nido?
 
Entonces, que el tiempo sea mi testigo
y que el porvenir a mi alma responda... 
Si no es que ese hijo en ciego embeleso
de su conformismo no encuentra regreso.
 
 

2 comentarios: