jueves, 16 de junio de 2022

HUELLAS

Extraño al caminar 
el misterio fascinante 
de la luz.
Y en la densa 
oscuridad
mis pasos claudican
sin compás.
Mi caída es símbolo frugal 
cargando el peso 
de la historia
que en mis pies
da voces de alerta 
y concierta en mis andanzas 
su raudal.

Con el viento las hojas
se arremolinan.
Con la lluvia avanza
el río al mar
y mis pies patinando 
por las colinas
bajan resbalosos 
al pedregal...
Dejando nuevas 
huellas,
huellas de sangre
por un camino
que no habré 
de retomar.



IDEALES

Hubo una estrella 
que quiso ser hoja.
Quiso bajar 
y apreciar la vida.
Quiso desde lo alto 
de un árbol dar sombra 
y dormir en el otoño
algún día.

Se preguntaba 
si renacería
con el mismo ideal
en primavera.
Si sería luz o si sería vera
o tan solo un recuerdo 
una pasión
una bandera.



YO FUI ÁRBOL

Yo, al nacer, fui árbol 
de diferente semilla. 
Fui raíz de árbol macho, 
hundida en profunda arcilla.
En mí, no tallaron buques, 
tampoco un asta o cuadernas, 
ni siquiera el otoño 
tumbo mis hojas secas.

Fui un árbol torcido 
doblegado y vencido.
Indignado por lo crudo
de un injusto destino.
Fui tan irreverente 
resistiendo embates
al no tener 
cómo o quién, 
pagara mi rescate.

No crecí en el bosque
ni fui leña de fuego.
Mi forma, no fue amada
ni mi belleza un despliego.
En la sequía no tuve
ni una flor, ni un renuevo
no fui hogar de gaviotas
ni zorzales del cielo.

Anulada en lo seco
del cuarteado terreno.
Buscaba por la fuente
que aplacara mi celo.
Desprendí mis angustias 
y podando mis ramas
sumergí mis raíces 
en las aguas que sanan.

Al expiar de mi vida
el rencor, y el desvelo
emergió desde mi alma
un fugaz riachuelo. 
Y en su agua, mi arcilla
se volvió pergamino
donde un loco poeta
te describe el camino.



domingo, 12 de junio de 2022

MI NIÑO HOMBRE

Caminé entre las ruinas
de tu dolor de niño
con la aguda tristeza
de saberme en lo cierto:
tu vida fue un profundo
batir de un mar incierto
con inmensas olas blancas
tragándose un desierto.

He pagado contigo
la deuda de tus huesos
que se esconden profundo
en tus tristes recuerdos.
He soñado mil sueños
de ti mi niño hombre
ansiando libertad
a tu mental encierro.

jueves, 9 de junio de 2022

HACE TIEMPO

Hace tiempo atrás 
que camino errante.
Que exploro mil senderos 
cual ciego caminante. 
No poseo compás, 
no tengo un mapa, 
ni un plano,
ni siquiera consulto 
las líneas de mis manos.

Hace tiempo atrás 
que no monto a Rocinante
que no peleo molinos 
que no enfrento gigantes.
Si me insultan, no respondo 
mi genio, ya no se alza 
y aunque me arrojen piedras
ni miro quién me las lanza.

Hace tiempo atrás 
abandoné la niña
que inocentemente invitaba
a sus pasteles de lodo;
que brincaba y corría 
y tenía mil amigos
mas cuando entristecia 
lagrimeaba por todo...

Y es que no hace poco 
morí muy lentamente
Causal, corazón roto 
sellado fríamente.



NO DUERMO

Escucho el paulatino taconear 
de la soledad
que se acerca lentamente 
con hastío y pereza...
Insolente se recuesta a mi lado.
Aunque me siento amordazada
estoy atenta a su latido
y veo como sucumbe cansada.
Son cincuenta jueves 
de insómnicas noches.          
Las esquinas de mi habitación cambian de forma, 
me miro en un espejo 
que no refleja mi rostro.

Me siento sosegada y reflexiva...
Pero al cerrar mis ojos 
una lágrima silente
se desliza por mi mejilla...
¡¡¡Mi soledad duerme!!!
Y ya no me siento desolada.
Anhelo el final de la noche.

OTRO DÍA

Los sonidos del alba
convocan ilusiones.
Acunada por la luz de la aurora
veo matizes de azul
con tonos rosados que me brindan esperanza.

La soledad se viste de vida...
¡Otro día comienza!