jueves, 23 de julio de 2015

NUESTRO LUGAR, NUESTRO MUNDO

Es aquí, donde el tormento
de mi cuerpo cede
y la furia de tu vientre azota.
Aquí es, donde mis pies 
caminan en el aire
bailando al ritmo de tus notas.
 
Es aquí, donde las normas
de lo santo sobran
y el torrente pasional desborda.
Aquí, en nuestro lecho
la vida nos sonríe 
y el cuerpo, de pasión reboza.  
 
                      

miércoles, 22 de julio de 2015

DUERME MI PUEBLO

Duerme mi pueblo soñando de patria.
Mientras, la apatía causa indiferencia.
Pegando sus labios, entierran sus voces.
Sus gritos de guerra, cubiertos de escarcha.
 
Hablando lo mismo dentro de una jaula
ni busca, ni encuentra, ni elige palabras.
Repiten la historia, inventan bonanzas.
Enajenando el hijo que al futuro lanza.
 
¿Qué ha de ser del niño que a su patria adora,
cuando anestesiado se hunda en las olas
y pierda su honra, reclame al destino,
sintiendo el invierno en su propio nido?
 
Entonces, que el tiempo sea mi testigo
y que el porvenir a mi alma responda... 
Si no es que ese hijo en ciego embeleso
de su conformismo no encuentra regreso.
 
 

jueves, 9 de julio de 2015

INVENTARIO

Soledad, en mi interior 
¿qué alojas?... 
Un asta con mi bandera
un lapicero gastado
unos cuadernos añejos
de papel cuadriculado
apilados en la esquina
libros de poemas viejos
y colgando en el olvido
un pajarito enjaulado.
 
Una guitarra española
que rasposa da sus notas
de mis amores, memorias
de mis pasiones, anhelos
de mis paisajes un árbol
que se ha encorvado de viejo.
 
Por cada hoja del árbol
una lágrima derramo
por cada flor, un suspiro
gemidos de besos perdidos.
La noche invade mi día
la aurora me trae agonía
y la soledad insiste
en tatuarse en mi alegría.
 
Soledad, en mi interior alojas
pasiones amuralladas
por inmutables barreras
erigidas en mi mente...
¿Qué de mí esperas ?
¡Esperar es mi destino!
¿Qué por mí sientes?
¡Sin sentido es el camino!


  

sábado, 13 de junio de 2015

CURIOSA SOLEDAD


Sombra de la noche 
silente y presurosa, 
la soledad se sienta 
a mi lado sigilosa.
Se sienta y así comienza 
a hacer las mil preguntas 
algunas personales, 
atrevidas y curiosas...

¡¿Qué porqué estuve llorando,
porqué hay angustia en mi llanto...,
porqué me alejé del hombre
al que un día amé tanto?!
Si yo indago..., 
¡no contesta! 
Mis temores..., 
¡no comparte!
Mas me observa taciturna 
descifrando mis suspiros
penetrando mis baluartes.

En una insómnica noche 
de interminable tertulia
la conocí de muy cerca
y la invité a caminar conmigo 
las veredas inborrables
de querencias y de olvidos...
Fue así, que encontré en mis arcas 
tesoros que creí perdidos
y nos hicimos amigas
y me bendijo su abrigo. 

«¡Soledad llenas la carpa 
de arcilla que me contiene
con noches de luna llena
y un sol que da luz eterna!»

En ésta habitación,
donde cada día muero, 
aquí mi querida amiga... 
¡Te espero!

VENTANAS AL CIELO

Cerrando mis ojos 
en la recámara, a oscuras. 
Sin descanso, extrañando 
la tenue luz de la luna... 
Ansiosa por amarte
mi labios te nombran
y llega tu imagen 
al espacio de sombras.  
 
Escojo bajar al pequeño sendero.
Al prado escondido de puerta secreta,
mojado por mares, desnuda de velos 
rosada su alfombra y ventanas al cielo. 
Sometida y batida por la pasión en vuelo
me humedece el rocío cual suave terciopelo.
Me cobija la vida, me entrego al deseo...
Y el extasis me lleva a las alturas del cielo.

 


martes, 9 de junio de 2015

LA NIÑA AZUL

De niña aprendió a llorar callada. 
Frazada de lágrimas, lánguida mirada.
Cabellos de trigo y ojos de miel
sus labios rosados, pecas en la piel.
Se vestía simple, en colores sobrios. Calzón de mezclilla, blusón de algodón.
Una cadenita, un reloj de oro 
y unas zapatillas de cuero marrón..., 
                  
pero su cabello lo llevaba suelto           
libre como el viento
y claro como el sol...  
En el albergaba miles mariposas
lágrimas con alas 
y un ruiseñor 
que de vez en cuando
le cantaba nanas
para que durmiera un poco mejor.
De su mente libre, forjada en anhelos
pulsando vertiente  
había un mantial
que abría caminos y regaba sueños...
Sueños que crecían alas a volar
entre nubes blancas de inmensa belleza 
hacia el amplio cielo de su libertad. 
 
 

martes, 2 de junio de 2015

CANCIÓN DE AMOR

Recitas tus versos 
en mis labios
y tu rostro es entonces...
¡Mi motivo de soñar!
Te apropias de mi alma.
Navegas mi cuerpo. 
Cual velero que escoge 
zozobrar en la mar.
Y escucho mi nombre, 
en suspiros musicales
en gemidos discretos, 
llenos de pasión. 
Tu boca humedece con besos 
mi cuello,
y navegas profundo  
en mi suave interior... 

¡Entonces impulsados creamos la poesía! 
Y entregamos al cosmos una nueva canción.  
En cada verso que inspire 
el rapto de tu boca.
En cada nota y plañido
nuestra canción de amor.